martes, 26 de julio de 2011

Evita: ..."Hasta siempre, hasta la victoria"!...



A mis hermanas:

Laura, Alejandra y Ana María

….“Solo por el hecho de ser mujeres
luchadoras y que día a día
le ponen el pecho a la vida”….




EVA DUARTE


Mi Mensaje advirtió Evita :

…......... " Todo lo que se opone al pueblo me indigna hasta los límites extremos de mi rebeldía y de mis odios, pero Dios sabe que nunca he odiado a nadie por sí mismo, ni he combatido a nadie con maldad, sino por defender a mi pueblo, a mis obreros, a mis mujeres, a quienes nadie defendió jamás "….....



EVA

Calle Florida, túnel de flores podridas.
Y el pobrerío se quedo sin madre
llorando entre faroles sin crespones.
Llorando en cueros, para siempre, solos.

Sombríos machos de corbata negra
sufrían rencorosos por decreto
y el órgano por Radio del Estado
hizo durar a Dios un mes o dos.

Buenos Aires de niebla y de silencio.
El Barrio Norte tras las celosías
encargaba a París rayos de sol.
La cola interminable para verla
y los que maldecían por si acaso
no vayan esos cabecitas negras
a bienaventurar a una cualquiera.

Flores podridas para Cleopatra.
Y los grasitas con el corazón rajado,
rajado en serio. Huérfanos. Silencio.
Calles de invierno donde nadie pregona
El Líder, Democracia, La Razón.
Y Antonio Tormo calla "amémonos".

Un vendaval de luto obligatorio.
Escarapelas con coágulos negros.
El siglo nunca vio muerte mas muerte.
Pobrecitos rubíes, esmeraldas,
visones ofrendados por el pueblo,
sandalias de oro, sedas virreinales,
vacías, arrumbadas en la noche.
Y el odio entre paréntesis, rumiando
venganza en sótanos y con picana.

Y el amor y el dolor que eran de veras
gimiendo en el cordón de la vereda.
Lagrimas enjuagadas con harapos,
Madrecita de los Desamparados.
Silencio, que hasta el tango se murió.
Orden de arriba y lagrimas de abajo.
En plena juventud. No somos nada.
No somos nada más que un gran castigo.
Se pintó la República de negro
mientras te maquillaban y enlodaban.
En los altares populares, santa.
Hiena de hielo para los gorilas
pero eso sí, solísima en la muerte.
Y el pueblo que lloraba para siempre
sin prever tu atroz peregrinaje.
Con mis ojos la vi, no me vendieron
esta leyenda, ni me la robaron.

Días de julio del ‘52

¿Qué importa dónde estaba yo?

II

No descanses en paz, alza los brazos
no para el día del renunciamiento
sino para juntarte a las mujeres
con tu bandera redentora
lavada en pólvora, resucitando.

No sé quién fuiste, pero te jugaste.
Torciste el Riachuelo a Plaza de Mayo,
metiste a las mujeres en la historia
de prepo, arrebatando los micrófonos,
repartiendo venganzas y limosnas.
Bruta como un diamante en un chiquero
¿Quién va a tirarte la última piedra?

Quizás un día nos juntemos
para invocar tu insólito coraje.
Todas, las contreras, las idólatras,
las madres incesantes, las rameras,
las que te amaron, las que te maldijeron,
las que obedientes tiran hijos
a la basura de la guerra, todas
las que ahora en el mundo fraternizan
sublevándose contra la aniquilación.

Cuando los buitres te dejen tranquila
y huyas de las estampas y el ultraje
empezaremos a saber quién fuiste.
Con látigo y sumisa, pasiva y compasiva,
única reina que tuvimos, loca
que arrebató el poder a los soldados.

Cuando juntas las reas y las monjas
y las violadas en los teleteatros
y las que callan pero no consienten
arrebatemos la liberación
para no naufragar en espejitos
ni bañarnos para los ejecutivos.
Cuando hagamos escándalo y justicia
el tiempo habrá pasado en limpio
tu prepotencia y tu martirio, hermana.

Tener agallas, como vos tuviste,
fanática, leal, desenfrenada
en el candor de la beneficencia
pero la única que se dio el lujo
de coronarse por los sumergidos.
Agallas para hacer de nuevo el mundo.
Tener agallas para gritar basta
aunque nos amordacen con cañones.

María Elena Walsh



…”Para explicar mi vida de hoy, es decir lo que hago, de acuerdo con lo que mi alma siente, tuve que ir a buscar, en mis primeros años, los primeros sentimientos... He hallado en mi corazón, un sentimiento fundamental que domina desde allí, en forma total, mi espíritu y mi vida: ese sentimiento es mi indignación frente a la injusticia. Desde que yo me acuerdo cada injusticia me hace doler el alma como si me clavase algo en ella. De cada edad guardo el recuerdo de alguna injusticia que me sublevó desgarrándome íntimamente”...

"Evita"




…”Cuando elegí ser "Evita" sé que elegí el camino de mi pueblo. Ahora, a cuatro años de aquella elección, me resulta fácil demostrar que efectivamente fue así.
Nadie sino el pueblo me llama "Evita". Solamente aprendieron a llamarme así los "descamisados".
Los hombres de gobierno, los dirigentes políticos, los embajadores, los hombres de empresa, profesionales, intelectuales, etc., que me visitan suelen llamarme "Señora"; y algunos incluso me dicen públicamente "Excelentísima o Dignísima Señora" y aún, a veces, "Señora Presidenta". Ellos no ven en mí más que a Eva Perón.
Los descamisados, en cambio, no me conocen sino como "Evita". Yo me les presenté así, por otra parte, el día que salí al encuentro de los humildes de mi tierra diciéndoles "que prefería ser "Evita" a ser la esposa del Presidente si ese "Evita" servía para mitigar algún dolor o enjugar una lágrima.
Y, cosa rara, si los hombres de gobierno, los dirigentes, los políticos, los embajadores, los que me llaman "Señora" me llamasen "Evita" me resultaría tal vez tan raro y fuera de lugar como que un "pibe", un obrero o una persona humilde del pueblo me llamase "Señora". Pero creo que aún más raro e ineficaz habría de parecerles a ellos mismos.
Ahora si me preguntasen qué prefiero, mi respuesta no tardaría en salir de mí: me gusta más mi nombre de pueblo.
Cuando un pibe me nombra "Evita" me siento madre de todos los pibes y de todos los débiles y humildes de mi tierra. Cuando un obrero me llama "Evita" me siento con gusto "compañera" de todos los hombres”…


"Evita"



NO IMPORTA QUE LADREN

..."Cada vez que ellos ladran nosotros triunfamos.
Lo malo sería que nos aplaudiesen, en esto muchas veces se ve todavía que algunos de los nuestros conservan viejos prejuicios
Suelen decir por ejemplo: ...”Hasta la oposición estuvo de acuerdo”...
No se dan cuenta de que aquí, en nuestro país decir oposición significa todavía decir oligarquía... y vale como si dijésemos enemigos del pueblo.
Si ellos están de acuerdo, cuidado, con eso no debe estar de acuerdo el pueblo.
Desearía que cada peronista se grabase este concepto en lo más íntimo del alma, porque esto es fundamental para el movimiento.
Nada de la oligarquía puede ser bueno.
No digo que puede haber algún oligarca que haga alguna cosa buena...Es difícil que eso ocurra, pero si eso ocurriera creo que sería por equivocación, convendría avisarle que se está haciendo peronista.”…




EVITA: ODIADA Y AMADA.

3 de enero de 1935:


En la estación de Buenos Aires una mujer de pueblo baja del tren, con una valija de cartón y con solo cien pesos.
Es una total desconocida, nadie repara en ella, nadie esperándola.

10 de agosto de 1952:

Dos millones de personas, la despiden en el sepelio más grande que ha conocido la Argentina.

Su féretro montado sobre la cureña de un cañón es llenado de miles de flores con sus correspondientes miles de lágrimas derramadas.

Esta mujer protagonizó hechos extraordinarios que recorrió el mundo entero y fueron ellos los que cambiaron el rumbo de la historia argentina.

Esta mujer no pasó desapercibida, o la odiaron o la amaron y aún hoy después de 59 años siguen odiándola o amándola.

A esta mujer la aman los humildes, los pobres, los sin casa, los sin techo y todos aquellos que luchan por las causas justas… la odian los necios. En una palabra la odia la oligarquía.

Una pincelada sobre Ella:

Eva Duarte se llamaba. Era actriz y trabajaba en la radio en un programa sobre mujeres célebres de la historia: María Antonieta, Ia emperatriz Carlota, Aladame Dubarry...
Estos programas tenían gran relevancia en la radiofonía argentina.

Desde allí es que hace el llamado al pueblo y a sus organizaciones para la Plaza de Mayo aquel "17 de Octubre de 1945".

Su vida fue relativamente corta, pero fructífera ya que impulsó una serie de transformaciones sociales, sin haber tenido jamás un puesto oficial en el gobierno.

Evita actuó “como” Ministro de Salud y Trabajo, aumentando los salarios y solucionando problemáticas importantes para los trabajadores.

Reemplazó la Sociedad de Beneficencia (la cual disolvió eliminando los subsidios) con la Fundación Eva Perón. Ésta estaba sostenida por uniones "voluntarios" y contribuciones más aportes de la lotería nacional y otros fondos.

Estos recursos fueron utilizados para establecer cientos de hospitales, escuelas, orfanatos, casas para personas de edad y otras instituciones de caridad.

La acción más notoria fue ser casualmente la responsable que se hiciera realidad el voto femenino.

Creó y formó el Partido Feminista Peronista en 1949.

En 1951, fue nominada para la vicepresidencia, pero el ejército la forzó a renunciar a tal candidatura.

A medida que iba “haciendo” y ascendiendo en los estratos políticos y sociales, tanto la oligarquía y como así también las élites argentinas le opusieron el desprecio más terrible y cruel: … "Esa mina barata, esa copera bastarda, esa mierdita"…; estos enemigos consideraban a Eva Duarte como… "una resurrección oscura de la barbarie"…

La derrota de la oligarquía argentina y sus pretensiones por "la mina barata" es una de las mejores historias de venganza política de nuestro siglo.

Así como los cabecitas negras fueron “cercando e invadiendo la urbanización seudo-parisiense que rodeaba al Río de la Plata”, así invadió Eva Duarte como un torbellino, como un huracán el corazón del pueblo que quedó marcado a sangre y a fuego con una pasión que nadie logró desatar en el alma misma de la clase obrera y trabajadora.

Sus ideas, y su accionar decidido y con paso seguro contra la Injusticia Social fue el nuevo paradigma que fue abriéndose paso en el siglo XX en Argentina, como sinónimo lucha en las nuevas generaciones.

No se si realmente, como decían los muchachos de la JP de los años '70:
..."Si Evita viviera, sería Montonera"...
Realmente no lo se, aunque entiendo la consigna política de alto contenido ideológico.

Lo que si sé y doy por seguro es que..."Si Evita viviera jamás hubiera renunciado a sus principios"...

Sil






Evita: ..."Hasta siempre, hasta la victoria"!...





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada